No nos quedamos quietos

viernes, 22 de mayo de 2009

No Tan Distintos (2009)

Ayer estuvo la presidenta en la localidad de Coronel Suaréz, corazón del sudoeste agrario, tierra fecunda si las hay a  pesar de las sequías.

Allí fue recibida con un escrache, otros más y van...

Hace un tiempo, mucho tiempo, leí un nota de Terragno ( ¿se acuerdan? un radical, intelectual, sobrio y bienpensante él) en el que se explayaba sobre el significado de una palabra en alemán (que no recordaré nunca) cuyo núcleo significante era el odio hacia el otro, la envidia, la alegría por el dolor ajeno...el enconamiento, el rencor, la animadversión

Sé que no es nuevo, pero definitivamente nuestro mal es el fascismo. ese mal de creernos que sólo nosotros somos los dueños de la verdad y que el otro, solo ocupa el lugar del "otro".  De ese que está ,ahí ocupando un hueco casi molestando...esperando la oportunidad de  o bien ser como nosotros (los buenos) o ser exterminado, eliminado, negado, ignorado, culpado de todos nuestros males...

Ese quitarles la identidad es tan nuestro: "esa mujer", los desaparecidos, "esa yegua"...no ponerles nombre ni apellido ampara todas las brutalidades posteriores... siempre el otro es un animal, un negro, un villero, un peligro para nuestra forma de vida...nunca es un humano con historia,no sea cosa que descubramos que nosotros tuvimos algo que ver con ellos y su historia de vida...

No sea cosa que nos entre la duda ("la duda es la jactancia de los intelectuales"), y comencemos a pensar en lugar de odiar... no puede ser así... vacilar es mostrarse débil...y los débiles los vomita Dios...retroceder nunca, rendirse jamás, no pasarán... así florecen los intolerantes...los Tulas, los Morenos, los De Angelis,  los Grondonas, los Biolcattis ( porque ponerle fecha a la caída de un gobierno es violento, muy violento y no me digan que era una metáfora)

¿Cómo se puede construir un país, una nación sino tenemos una utopía en común?¿ Cómo podemos hacer para formar un núcleo básicos de coincidencias para poder encarar un tercer siglo de buenaventura, equidad y esperanza...?


Quizás podríamos empezar por escuchar al otro, a ver qué tiene para decirnos... Quizás descubramos que el "otro" sea igual a nosotros , o no. (seguro tendrá cosas importantes para aportarnos).

Quizás podríamos empezar por ver que nuestra verdad no es LA única verdad (revelada por Dios, Marx, Perón o el peludo Irigoyén)...Qué es apenas un fragmento, que por comodidad o arrogancia o ignorancia o inseguridad pretendemos presentarla como inquebrantable, sin fisuras, casi como una religión...

Debería ser hora de que empecemos a mirar para adentro y ver que nada es porque sí...para poder mira al otro , clara y cristalinamente, es descubrir que no somos tan distintos....





2 comentarios:

MONA dijo...

No somos tan distintos. Busquemos los aspectos en los que nos parecemos, porque las diferencias saltas solas a la vista... Nos parecemos en que somos argentinos, que queremos tener una Patria grande... nos falta discutir cómo lo haríamos... Algunos se creen que el escrache es el camino... pero no lo es... ya vimos que toda la violencia del 76 en adelante no logró cambiar a nadie, ni acallar las voces, ni formar el ser nacional, que fuera occidental y cristiano, como se proponían... No. Eso no va. Lo que va, es construir con los otros... y no será fácil.
Saludos

Anónimo dijo...

es cierto MONA...es difícil aceptar al otro. Nos han enseñado que no ganar siempre es claudicar...acá se perdona todo menos la derrota..es un mal de este mundo, de este sistema...pero la única manera de cambiar algo es reconociéndolo...ese es el camino...reconocimiento, humildad y consenso

Entre estos tipos y yo hay algo personal